Cómo prevenir los piojos en el salón de clase

Cuando los chicos están en casa es mucho más sencillo mantenerlos libres tan comunes y tan molestos como la pediculosis, pero una vez que vuelve a iniciar la época escolar también regresa la exposición directa a este tipo de parásito que elige la cabeza humana como casa. La población infantil es la que sin duda muestra mayor tendencia a tener piojos por tanto le corresponde a los padres hacer lo necesario para reducir al máximo los riesgos de contagio.

El hecho de que el niño se desenvuelva a diario en un grupo es la primer señal de advertencia de que se debe estar muy atento, además si tomamos en cuenta que lo más probable es que durante el horario de estudio se compartan gorros, peines, lazos o gomas para el cabello y hasta prendas de vestir hace que sin duda deban tomarse medidas para evitar infestaciones de piojos.

Formas de evitar los piojos en la escuela

  • La adecuada higiene del cabello es muy importante, debes procurar que el menor se lave su pelo con regularidad y que para peinarlo utilice un peine de dientes finos, de esta manera podrás detectas fácilmente la presencia de liendres. Si bien no podemos interpretar la presencia de piojos como falta de aseo, si es cierto que un cuero cabelludo limpio es menos propenso a albergarlos.
  • La forma de llevar el cabello es muy importante, por lo tanto se sugiere que las chicas se peinen siempre con recogidos y que los chicos utilicen su pelo corto.
  • Debes hablarles y explicarles la importancia de no compartir objetos de uso personal como bufandas, peines, hebillas, gorros y toallas ya que todos estos son potentes medios de transmisión.
  • Aunque puede parecer algo muy exagerado, es mejor recomendarles a los chicos evitar el contacto cabeza a cabeza ya que en caso de que algún compañero tenga piojos se podrían pasar.

En caso de que exista alguna alarma de llegada de piojos al salón de clase, además de lo anterior debes pensar en cambiar la ropa de cama y lavarla con agua muy caliente, también es adecuado desinfectar las prendas y objetos personales de tu hijo para reducir al mínimo cualquier posibilidad de que si existen  ya liendres se reproduzcan.

En estas situaciones la comunicación es muy importante y lo más responsable es que si un padre sabe que su hijo tiene piojos lo comunique para que se puedan tomar medidas y no sea algo que se salga de las manos.

 

 

 

Autor entrada: redactor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *