Consejos para que los niños dejen el pañal

El proceso de enseñar al niño a ir al baño no tiene que ser algo tedioso o incluso dramático cuando se lleva a cabo en las condiciones correctas y esto significa establecer el adecuado momento de desarrollo del pequeño pues para asimilar este nuevo hábito el infante debe estar preparado a nivel emocional, cognitivo, físico y de lenguaje.

Cuando se considera que es el momento los padres suelen acudir a sitios como original baby o similares para comprar todos los elementos que creen pueden servir para que su hijo incorpore rápidamente esta costumbre a su rutina, sin embargo es propio prestar atención a un par de cosas más para que todo salga verdaderamente bien.

Señales para quitar el pañal

Se ha establecido que la edad ideal para iniciar el control de esfínteres corresponde a los 18 meses ya que generalmente es en este punto donde el niño logra la madurez necesaria para asimilar estas nuevas enseñanzas. Sin embargo como cada pequeño es un mundo diferente, los adultos pueden tomar como guía una serie de señales que el mismo niño irá mostrando para deducir que es tiempo de iniciarlo en el proceso, veamos.

  • Camina con plena estabilidad e incluso demuestra la coordinación suficiente para correr.
  • Los cambios de pañal se reducen notablemente y se observa que el niño se mantiene seco hasta por 3 horas o más.
  • Ya sabe bajar y subir sus pantalones y ropa interior o por lo menos necesita muy poca ayuda.
  • Demuestra incomodidad cuando su pañal está sucio e incluso con sonidos o señas anuncia que ha hecho algún tipo de deposición.
  • Conoce palabras que identifican la orina y la materia fecal.
  • Sigue tus instrucciones.
  • Se alegra cuando se reconocen sus logros.

Lo más recomendable es previamente empezar a familiarizar al niño con el orinal y aprovechar cada cambio de pañal para ayudarlo a identificar si  se trata de orina o una evacuación sólida. La idea es realizar todo esto desde la paciencia y el amor para no presionar demasiado y llevar al pequeño al extremo de esconderse o evidenciar algún tipo de temor.

El juego siempre será el mejor aliado para el aprendizaje, por lo que el adulto debe acudir a canciones, dinámicas y demás situaciones divertidas para facilitar la experiencia. Mientras que el infante se encuentre preparado y reciba el correcto acompañamiento esta etapa es sencilla y no representa mayores dificultades, de ahí la importancia de que todo ocurra en el momento adecuado.

 

Autor entrada: redactor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *