Las garrapatas, arácnidos peligrosos

Las garrapatas, arácnidos peligrosos

 

 

Los ixodoideos, conocidos comúnmente como garrapatas, son una amplia y peligrosa familia de parásitos arácnidos que han venido succionando la sangre de sus huéspedes desde tiempos remotos.

 

Sí, podría resultar cuando menos curioso pero es así. Por una parte, las garrapatas no son insectos, sino más bien arañas y por otra, son unos parásitos más antiguos que la humanidad misma.

 

Esto último ha quedado demostrado pues, existen garrapatas cristalizadas desde hace miles de años, con un excelente estado de conservación. Dentro de ellas se ha  encontrado sangre perteneciente a animales prehistóricos.

 

Garrapatas, asesinos silenciosos

 

Las garrapatas a diferencia de otros animales parásitos que se alimentan de sangre, como las moscas y mosquitos, no comen rápido. La picada de un mosquito promedio dura de unos segundos a algunos pocos minutos. En cambio la picada de una garrapata puede durar dos días y medio. Esto además sin que la víctima perciba el dolor.

 

Esto ocurre por varias razones. La principal razón de que esto ocurra es que el estómago de los ixodoideos es más grande que el de cualquier mosca o mosquito.

 

Cuestión de química

 

La otra razón de que una garrapata pueda permanecer días mordiendo y succionando la sangre de su huésped sin que este lo note está en la química.

 

Sí, el tubo a través del cual se alimentan las garrapatas cumple dos funciones. La primera es permitir el paso de la sangre. La segunda es enviar unos compuestos que descoagulan la sangre de la víctima haciéndola más fácil de digerir. Además aparte de diluir la sangre también se encarga de entumecer la piel. Por esta razón los huéspedes de las garrapatas no sienten un dolor continuo, sólo en ocasiones, un pinchazo inicial.

 

Las garrapatas en la historia

 

Los distintos tipos de garrapatas a lo largo de los años se han encargado de transmitir una gran cantidad de enfermedades. Enfermedades como la de Lyme, la enfermedad de la selva de Kyasanur, y el Tifus.

 

Y aunque las garrapatas pueden transmitir más de cincuenta tipos de enfermedades, ha sido quizá el tifus la enfermedad que más víctimas humanas han cobrado.

 

Con frecuencia se le atribuye al crudo frio del invierno de Rusia el haber casi exterminado por completo a las tropas de Napoleón. Pero pocas veces se dice que más que el frio y los disparos rusos, fue el tifus lo que acabó con el ejército napoleónico que invadió Rusia.

 

 

 

Autor entrada: equiporedaccion