Los demonios de la cultura japonesa

Puesto que la mitologia japonesa se encuentra bastante nutrida de fascinantes seres sobrenaturales, es posible identificar una serie de entidades que al estar rodeadas de matices negativos pueden entenderse como demonios o monstruos. Estas entidades suelen manejar una apariencia física que en ocasiones se asemeja con los humanos incorporar detalles de objetos inanimados o disponer de una estética zoomorfa.

En efecto la cultura japonesa se alimenta de esta expresión de folclor y logra aprovecharla para inspirar todo tipo creaciones, es por ello que los mitos protagonizados por esta clase de personajes han trascendido y se incorporan sin ningún problema en animes, películas y videojuegos. Por lo anterior, es tiempo de conocer un poco sobre los denominados demonios japoneses y su significado.

Los demonios japoneses más importantes

  • Joro-Gumo: el mito de este demonio nos habla de una araña gigante que dispone de la capacidad para transformarse en una bella mujer y así cautivar a los hombres que deambulan por las ciudades o bosques. Una vez la victima cae en la trampa, este monstruo regresa a su forma original para comérsela.
  • Amanojaku: generalmente a esta entidad se le representa con una roca, se especializa en identificar los deseos más oscuros y retorcidos de las personas para instigar hasta que se cumplan y posteriormente todo actúe en contra.
  • Yuki-Onna: llamada por muchos la mujer de la nieve, este cruel personaje cumple con la labor de alimentarse de las almas humanas, para ello sopla logrando que la víctima se congele y posteriormente succiona el alma por la boca.
  • Namahage: a pesar de que este personaje busca darles lecciones a los niños para que se porten bien, se asume como un demonio siempre presto a corregir la conducta.
  • Kasha: a este demonio le gusta robarse el cuerpo de personas fallecidas que durante su vida no hicieron bien las cosas.

Demonios del pasado y del presente

Ciertamente son demasiadas las criaturas que pueden entrar en la categoría de demonio dentro de las creencias japonesas, esto nos permite comprender un poco lo exigente que es esta cultura sobre el comportamiento y como pequeñas situaciones pueden ser detonantes para una eternidad dominada por la venganza.

A medida que pasa el tiempo es posible identificar entidades cada vez más elaboradas y comprometidas con erradicar todo lo sucio del mundo, aunque para ello acudan a estrategias no muy limpias. La contundencia de un acto puede dejar huellas para siempre y esta idea hace parte del mensaje de estos seres sobrenaturales de oriente

 

 

Autor entrada: redactor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *