¿Qué son las Amigadalitis?

Es una inflamación en defensa de nuestro cuerpo, las amígdalas sufren este tipo de infecciones fuertes debido a la labor que cumplen en el organismo, este tejido mucoso ejecuta la producción de anticuerpos para que nuestro organismo pueda evitar infecciones y las enfermedades asociadas, las amígdalas con removibles mediante operación sin efectos secundarios adversos.

Amigdalitis es una palabra compuesta del latín amygdala (almendra), que quiere decir hinchazón de una o las dos amígdalas linfáticas. También se estila llamarles anginas, la expresión es coloquial pero es aceptable en el léxico médico, así como faringitis o faringoamigdalitis, son otros términos que se emplean sin diferencia.

Las Bacterias y los Virus

Si hablamos de las glándulas que nos protegen de posibles enfermedades variadas que se contagian por la nariz y la boca, debemos aprender que sufrirán en gran manera de acuerdo a nuestra salubridad y costumbres de higiene. Esta enfermedad es causada por el herpes bucal y cutáneo, por la bacteria estreptococo, por los enterovirus, por los virus de la influenza, entre otros.

Síntomas de la Faringitis

Acompañados de altos grados de fiebre, malestar general, dolor de cabeza, síntomas de gripe e inflamación en la garganta (dificultad para hablar y odinofagia o deglución dolorosa), también se manifiesta con mucha tos, congestión nasal, infecciones en la vista y/o pérdida de la voz (parcial o total) temporalmente.

En los casos más agudos, se debe considerar seriamente las recomendaciones de un especialista, algunos casos podrán ser erradicados pronto con antiinflamtorios y antibióticos pero cuando el crecimiento de tamaño de las glándulas suele ser exagerado, se debe tener mucho cuidado con la obstrucción del paso del aire durante el sueño (apnea).

Soluciones para la Amigdalitis

La mayoría de los galenos concuerdan en la recomendación del consumo de penicilina para la infección; medicamentos para la inflamación, calmantes para el dolor y la incomodidad, gárgaras de agua con sal o enjuagues con yodo. En casos extremos donde las soluciones deben ser más drásticas, se practica la extirpación de las glándulas mediante un operación sencilla y poco invasiva, de rápida recuperación, y para los abscesos también es posible que de deba recurrir a la cirugía bucal igualmente rápida y de fácil recuperación.

Para concluir; recomendamos asistir a su médico de cabecera para un diagnóstico profesional; desde una perspectiva que sin duda tendrá como principio su bienestar. No obstante, prepárese para el diagnostico y tenga en cuenta que este tipo de padecimiento pueden incluir otras soluciones paliativas; con ello de complemento como el raspado de las adenoides por ejemplo; cuidemos nuestra boca y procuremos evitar bacterias o virus.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Autor entrada: equiporedacciones