Qué son las pulgas y como eliminarlas

Sin alas, de cuerpo aplanado y bastante difíciles de detectar a causa de su notable agilidad para saltar, las pulgas son insectos que se alimentan de la sangre de animales y humanos y que por la marcada rapidez con la que se reproducen pueden convertirse en muy poco tiempo en verdaderas plagas que atentan de manera directa contra la salud y el bienestar.

Estos parásitos externos acostumbran a ingresar al hogar aprovechando el camuflaje que representa el pelaje de mascotas como el perro y el gato, asimismo pueden emplear las alfombras, tapetes, muebles, ropa de cama y todo tipo de ranuras para instalarse y empezar a dejar sus huevos y larvas. Así pues, dimensionar qué son las pulgas y como eliminarlas se convierte en la herramienta a favor para no dar espacio a todas las cosas negativas que traen consigo.

¿Qué son las pulgas?

Las pulgas pertenecen al orden de pequeños insectos neópteros sin alas, su tamaño se encuentra regularmente entre los 1,5 y 3,3mm de longitud. Su cuerpo es bastante duro y cubierto de pelos hacia atrás lo que las hace bastante resistentes, sus patas son bastante largas y llaman la atención por el mecanismo bucal que poseen, el cual es bastante similar a un tubo y es el que les permite extraer la sangre de la que se nutren.

Con más de 1900 especies de pulgas identificadas, algunas de la más reconocidas son la pulga del gato, la pulga del perro, la pulga de las aves y la pulga del humano, esta última debe su nombre a que inicialmente era sobre los hombres donde se le encontraba pues lo cierto es que en la antigüedad no se le daba mucha importancia a la higiene y esto fomentaba su aparición, en la actualidad es más común encontrarla en el ganado.

Cómo eliminar pulgas

La picadura o mordedura de pulga es algo que preocupa bastante ya que trae importantes repercusiones para la salud tanto de humanos como de animales, esto debido a que estos insectos son potentes transmisores de enfermedades. Por consiguiente tener a mano información precisa respecto a como erradicarlas definitivamente es esencial para que la problemática no pase a mayores.

Remedios caseros como las plantas aromáticas que se transforman en repelentes naturales, limpiar los pisos y superficies con vinagre blanco o de manzana pueden ser de gran utilidad, sin embargo no se deben descartar las ayudas químicas debido a que en algunos casos la eliminación puede volverse bastante complicada de lograr.

 

 

Autor entrada: redactor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *