Síntomas de la alopecia femenina

Cuando se habla de alopecia femenina se hace referencia a la caída excesiva del cabello en la mujer, la cual sigue un patrón bastante distinto a la que se presenta en los hombres y por supuesto desencadena unas implicaciones psicológicas y emocionales diferentes. Considerando que su incremento viene en aumento, hablaremos entonces de los síntomas de la alopecia femenina al tiempo que intentaremos explicar de la manera más sencilla sus causas y tratamiento.

Si bien no toda caída del cabello significa que se tenga alopecia, es fundamental tener conocimiento sobre el tema ya que hace parte de la salud capilar y de aquel ideal de poder lucir una melena hermosa tal y como una afamada modelo de revista.

La alopecia femenina

El recorrido por esta interesante temática lo iniciaremos determinando las causas de la alopecia en la mujer, pues estas son sin duda el punto de inicio de la enfermedad. En primera instancia los trastornos hormonales asociados a los pastas anticonceptivas, el embarazo, la menopausia y los ovarios poliquísticos aparecen como los factores comunes, asimismo el estrés, la genética, cierto tipo de medicamentos, la dieta y unos cuantos trastornos autoinmunes influyen.

En cuanto a los primeros síntomas de este desequilibrio, el cuero cabelludo es el que brinda la mejor información ya que de presentarse este problema tendrá zonas clareadas o despobladas, de otro lado se podrá observar que el pelo pierdo grosor y que obviamente se cae de manera descomunal. La parte superior de la cabeza, justo en la cima del cráneo es el punto que evidencia bastante que definitivamente se trata de alopecia.

Tratamientos para la alopecia en la mujer

Para determinar los pasos a seguir para aliviar esta condición, es vital darse a la tarea de establecer de qué tipo de alopecia se trata pues lo cierto es que existen algunas variantes tal y como es el caso de la alopecia nerviosa, la alopecia areata, andrógina, cicatricial, por tracción y difusa.

Respecto a soluciones puntuales, tratamientos con minoxidil, láser capilar de baja potencia, bioestimulación, microinjertos capilares al igual que prótesis y pelucas hacen parte de esta amplia gama de posibilidades que deberán ser analizadas de la mano de un profesional idóneo que se asegure de estar recomendando al paciente lo mejor en función de ventajas y desventajas según su necesidad puntual. Lo que no se debe perder de vista es que siempre habrá algo para hacer que mejore las circunstancias, eso debe quedar claro.

 

 

Autor entrada: redactor