Todo sobre la ortopnea, síntomas y tratamiento

Definida como la sensación de ahogo que surge cuando se está acostado, la ortopnea es una complicación respiratoria que va de la mano con la disnea siendo provocadas las dos por factores tan diversos que pueden encontrar su origen tanto en factores internos como externos. Si bien la ortopnea es vista más que nada como un síntoma que se desprende de la disnea, es importante considerar que es el paciente quien debe estar al pendiente de cualquier cambio en su capacidad respiratoria para comunicarla a su médico de confianza.

Aunque muchos individuos con este trastorno optan simplemente por reposar la cabeza sobre pilas de almohadas y de esta manera continúan con su vida cotidiana, lo cierto es que se trata de algo que realmente puede poner en peligro la vida, así que conocer el tratamiento de ortopnea y sus respectivos cuidados es realmente imprescindible.

Principales síntomas de la ortopnea

No poder respirar con tranquilidad al momento de dormir es el cambio más evidente que puede indicar que se está padeciendo la ortopnea, adicional a ello esta angustiante sensación puede verse acompañada de dolor u opresión en el pecho, sudoración y por supuesto, una gran ansiedad.

Debido a que pueden existir de por medio inconvenientes cardiacos o pulmonares, síntomas propios del deterioro de estos órganos pueden acompañar esta inquietante manifestación, que como ya hemos mencionado merece de toda la atención posible. Cabe anotar que todo lo anterior puede variar dependiendo del tipo de ortopnea de la que estemos hablando, pues entre muchas otras se reconoce la ortopnea pediátrica y la que es propia de las mujeres embarazadas.

El tratamiento más efectivo para la ortopnea

Lo cierto es que, para determinar los pasos a seguir para el alivio de esta enfermedad, el médico tendrá que estudiar con detenimiento la historia clínica del paciente en su totalidad y darse a la tarea de tratar las enfermedades subyacentes para que de esta manera esta alteración pueda ser erradicada.

Debido a que la acumulación de líquidos al igual que la inflamación de las vías respiratorias pueden ser una causa recurrente, puede ser una opción el pedir exámenes y pruebas para constatar el estado de éstas, lo mismo ocurre con el corazón.

Una receta farmacológica además de pautas para la vida diaria enfocadas a un estilo de vida sano en la que se mantenga un peso adecuado resulta un aporte bastante positivo, procedimientos quirúrgicos suelen darse en casos complejos.

 

 

Autor entrada: redactor