El trágico suicidio de Virginia Woolf

La escritora británica Virginia Woolf es recordada como una de las más importantes figuras del modernismo literario del siglo XX, adicional a esto destacó por su papel en el feminismo internacional gracias a que se reveló de manera evidente ante la sumisión masculina. Como autora de obras tan comentadas como La Señora Dalloway, Al Faro, Orlando y Las Olas al igual que del ensayo Una Habitación Propia, Virginia también debió enfrentarse a una clara dificultad con su salud mental ya que lo cierto es que padecía de demencia y trastorno bipolar.

Para la escritora londinense la vida se fue haciendo extremadamente compleja a causa de sus crisis nerviosas, tanto así que en marzo de 1941 el trágico suicidio de Virginia Woolf conmovió no solo a sus conocidos sino también a todos aquellos que disfrutaban con sus creaciones.

La fatal decisión de Virginia Woolf

Quien se inscribiera para siempre en la historia como un modelo de mujer y una excelente novelista, sufría en extremo por cuenta de sus diagnósticos mentales, por tanto, al percatarse de que se acercaba una nueva temporada de crisis decidió que ya había sido más que suficiente y fue entonces cuando tomó un abrigo, llenó los bolsillos de este con piedras y saltó directo al río Ousse.

Antes de suicidarse, la talentosa autora escribió por última vez la que sería su carta de despedida, en ella se dirigía a su gran amor, el periodista Leonard Woolf y le agradecía por toda la felicidad y la bondad que le había brindado.

 

 

Autor entrada: redactor