Ataques epilépticos y cómo proteger a una persona durante la crisis

Existen distintos tipos de ataques epilépticos, pero hay uno que se debe afrontar con sumo cuidado para evitar que quien lo sufre, se lastime.

Se trata del “gran mal”, denominado también “convulsión tonicoclónica generalizada”, que causa espasmos musculares capaces de llevar a la persona al suelo.

Sin embargo, los individuos que viven esta clase de crisis pierden el conocimiento durante la misma, y todos sus movimientos son completamente involuntarios.

Por ello es importante saber cómo proteger a las personas que atraviesan estos episodios epilépticos, teniendo en cuenta las reacciones erróneas que debemos evitar.

¿Qué es la epilepsia y cómo proteger a alguien durante el ataque?

La epilepsia es una enfermedad del cerebro en la que las neuronas incrementan las descargas eléctricas de forma anormal, y son esos impulsos en el sistema nervioso central, los causantes de las convulsiones.

Ahora bien, al presenciar un gran mal, lo correcto es recostar al individuo en el piso para que no se haga daño, además de colocarle alguna prenda suave debajo de la cabeza.

Es importante poner a la persona de costado porque así evitaremos que se asfixie. Del mismo modo, es menester retirar aquello que rodee su cuello.

Debido a los bruscos temblores musculares, es posible que los epilépticos se hieran con los objetos a su alrededor, por eso también tenemos que apartar de ellos todo lo que pueda hacerles daño.

Otro dato relevante, es que los ataques epilépticos prolongados por más de 5 minutos, pasan a ser urgencias y en efecto, debemos llamar a emergencias.

Tres errores comunes al asistir ataques epilépticos

El primer error común al asistir ataques epilépticos, es tratar de retener a la persona. Basta con recordar que sus movimientos son involuntarios.

En segundo lugar, no debemos colocar ningún objeto dentro de la boca del enfermo, pues es un mito que se puedan ahogar con su lengua.

Por último, la respiración de boca a boca es otra acción que tampoco tendremos que aplicar, ya que, al finalizar el ataque, volverá a respirar.

Autor entrada: Redacción