Grandes razones para decirlo no al uso de popotes

Por mucho tiempo, llegamos a considerar el uso de popotes como una acción normal de la vida diaria, sin embargo, gracias a que finalmente se ha creado conciencia sobre el impacto negativo que estos causan en el medio ambiente, finalmente se puede hablar abiertamente sobre las razones para no usar popotes, pues la verdad es que estos aparentemente inofensivos tubos para sorber líquidos hacen más mal que bien.

Reconocidos como uno de los principales peligros para los océanos, los popotes o pitillos de plástico, además de tardar hasta 100 años para degradarse, son una fuente de contaminación latente que interfiere con la vida marina al igual que de muchas otras especies.

¿Por qué no usar popotes?

  • Hacen parte de los plásticos de un solo uso: botellas, platos, cuchillos, vasos, bolsas, rollos de película extensible y por supuesto los popotes, hacen parte de los artículos que se crean para darles un único uso, con lo cual se pasa por alto que con ellos solamente se alimenta una gran catástrofe ambiental.
  • No es fácil reciclar el plástico: además de que su recolección es bastante complicada, reciclarlos es un proceso que no resulta seguro para la salud, así que no es una alternativa.
  • No son tan eficaces para combatir las bacterias: la función del popote es evitar que la persona haga contacto directo con el borde de latas, vasos y botellas pues se estaría exponiendo a gérmenes; lo que muchos desconocen, es que esto de nada sirve si el contenedor se encuentra contaminado pues esto es más que suficiente para que el líquido también lo esté.

Autor entrada: redactor