¿Por qué se produce el consumismo?

Se dice que algo es de consumo una vez se utilice como ocurre con  agua. Pues, en economía el consumo se puede usar para utilización o destrucción de algo y así satisfacer las necesidades.

La teoría para el consumo asume en que las personas tienen ciertas necesidades y que ellas lo determinan por cierta manera. El mercado también se comporta como factor que altera el consumo.

Otro factor tendría que ver con nivel de ingresos que muchos les permiten satisfacer todas sus necesidades e inclusive hasta ahorrar mientras que otros no. Por ende, tiene diversas consecuencias el consumismo.

Teoría del consumismo, Actualidad

El mundo se ha esforzado en parecer bello; ya sea por darle un aire artístico a todo lo que produce. Ya sea desde perfumes, hasta los neumáticos; así es como el comercio se ha vuelto arte, el empresario artista y las personas los consumidores.

Pero, esto no ha sido así, antiguamente el modelo estaba centrado en el objeto por su producción, fabricación y la distribución; ello se basaba en la necesidad, comprabas lo que necesitabas.

Ahora, vivimos en la renovación constante; este es un sistema basado más por experiencias de compra que para el propio producto. Cuando compras no comprarías el producto, comprarás la estética. A todo ello se pasa de la necesidad al deseo. La gente se reinventa a través de los productos, cambia de pasta de dientes, de perfumes; pues el mundo moderno ha dejado entrever que son ellos los que nos definen.

No existe un solo objeto que no se sujete al diseño; desde las gafas del sol a cepillos de dientes, visitamos museos, hacemos turismo, nos agradan las imágenes y publicidad de marcas; también, decoración de casa o nuestras propias decoraciones. Así pues, no existen límites en las experiencias, en la comunicación, en el consumo, internet.

La estatificación promete la felicidad; pero, al final no termina llegando. El excesivo consumo no nos habría traído mayor felicidad. Pero, ha aumentado expectativas, luego, claro llegaría la crisis. El problema sería que nunca estamos a la altura de la idea, del ideal de la vida bella que tan sencillo nos han hecho observar. Mientras tanto el ser humano por naturaleza necesita, más emoción, placer, sueños, evasión,  nuestros apetitos de manera estética no pararán de crecer; así la sensibilidad paisajista, pasión por fotografía, música. Así pues estamos atados al constante consumo de productos.

Autor entrada: equiporedacciones