Causas principales de linfocitos altos

Considerando la importancia que tienen los linfocitos en el sistema inmune, es preciso anotar que se trata de una variedad de glóbulos blancos producidos por lo médula ósea cuya función se centra en combatir y de ser el caso eliminar todos esos agentes externos tales como virus, bacterias y gérmenes que pretenden atentar contra la salud. Es por ello que se debe estar atento a los análisis sanguíneos pues estas pruebas son las que permiten tener noticia de sus valores y dar cuenta si se están manejando indices de linfocitos altos, bajos o normales.

Cuando los linfocitos presentan variaciones importantes, el cuerpo aprovecha para enviarnos un mensaje que suele hablar de situaciones anómalas o posiblemente de la existencia de alguna enfermedad subyacente, es así como conocer las causas principales de linfocitos altos puede servir para tener más prontamente una explicación sobre lo que pudiera estar ocurriendo.

Linfocitos elevados en sangre

Una vez que el recuento de linfocitos arroja valores de más de 3.000 células por microlitro de sangre en el caso de los adultos y entre 7.000 o 9.000 células por microlitro de sangre en el caso de los niños, es posible hablar de linfocitosis, un término médico empleado para denominar el aumento desmedido de linfocitos.

La linfocitosis como tal dispone de dos variaciones que ayudan a comprenderla un poco mejor, por una parte se encuentra la linfocitosis monoclonal hace referencia a defectos linfoides como puede ser el caso de la leucemia, mientras que la linfocitosis policlonal o reactiva abarca las enfermedades autoinmunes, las alergias a fármacos y las infecciones virales o bacterianas.

Enfermedades asociadas a los linfocitos altos

Puesto que el aumento descontrolado de linfocitos se explica gracias a la llegada de distintas enfermedades, a continuación señalaremos algunas de las más comunes.

  • Mononucleosis: corresponde a una enfermedad infecciosa que genera síntomas tales como dolor de garganta, inflamación de ganglios y fiebre.
  • Vasculitis: en este caso se trata de una patología donde los vasos sanguíneos se inflaman, por lo tanto las arterias, venas y arterias sufren importantes alteraciones.
  • Leucemia: equivale ciertamente a un tipo de cáncer en la sangre, es un padecimiento que se desarrolla en la médula ósea y que se evidencia mediante sintomalogías como fatiga, hemorragias de la nariz, fiebre alta, pérdida de peso e inflamación de los ganglios.
  • Gripe: es una infección respiratoria desencadenada por algún tipo de virus, por norma general esta es una de las razones más comunes para que aumenten los niveles de linfocitos en sangre.

 

 

Autor entrada: redactor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *