El metamizol sódico para la fiebre

Con nombres comerciales, tales como Dipirona, Nolotil y Terapinol, el metamizol sódico es un medicamento sintético no esteroideo que se utiliza para quitar la fiebre, los cólicos y los dolores, esto gracias a que su acción le permite hacer parte del grupo de los antipiréticos, antiespasmódicos y analgésicos. Bastante popular en una buena cantidad de países, se encuentra sin inconveniente en presentaciones que contemplan soluciones inyectables, comprimidos, tabletas, supositorios y jarabes.

Puesto que activa los sistemas endocannabinoide y opiodérgico para mitigar el dolor y adicionalmente, inhibe a la ciclooxigenasa-3 central, una iso-enzima ligada a la producción de dolor y fiebre, la verdad es que hablar sobre los usos del metamizol sódico es algo sumamente interesante ya que se incluye desde cefaleas hasta dolores articulares, de muela y postoperatorios, pero en especial vamos a centrarnos en las fiebres altas que no responden a otros antipiréticos.

Metamizol para quitar la fiebre

Para establecer que una persona tiene fiebre, no solo se trata de que el cuerpo se encuentre más caliente de lo normal, ya que de acuerdo a los estándares este estado se reconoce solo cuando el individuo alcanza o sobrepasa los 37 grados centígrados. Por lo anterior, es que se hace preciso recurrir a los denominados antipiréticos, ya que son estos los que mejor consiguen actuar sobre el centro regulador de la temperatura, aunque es propio no perder de vista que aliviarán el síntoma, pero no la causa.

De la misma manera que el ácido acetilsalicílico, el ibuprofeno y el paracetamol, la administración del metamizol propicia que la fiebre baje de manera eficiente, esto debido a su principio activo, el cual varía entre sódico y magnésico.

Contraindicaciones del uso de metamizol sódico

Es indispensable no automedicarse y tomar algunas precauciones con la ingesta de este medicamento, ya que en algunos pacientes puede llegar a provocar alergias que se manifiestan a través de hinchazón en el rostro y extremidades, respiración rápida y ataques de asma, descenso de la presión arterial, sarpullido con picazón y shock anafiláctico.

Por último, cabe anotar las reservas que existen alrededor de este fármaco en muchos países del mundo, debido a los reportes de casos de agranulocitosis (disminución del conteo de los glóbulos blancos), condición que surge algunas veces luego de consumirlo y que como consecuencia altera el sistema inmune llevando algunas veces a la muerte.

Las personas con circulación sanguínea inestable, deben abstenerse de tomarlo ya que se puede acentuar la condición.

 

Autor entrada: redactor